Almacenamos o accedemos a información en un dispositivo, tales como cookies, y procesamos datos personales, tales como identificadores únicos e información estándar enviada por un dispositivo, para anuncios y contenido personalizados, medición de anuncios y del contenido e información sobre el público, así como para desarrollar y mejorar productos.
Con su permiso, podemos utilizar datos de localización geográfica precisa e identificación mediante las características de dispositivos. Puede hacer clic para otorgarnos su consentimiento a nosotros para que llevemos a cabo el procesamiento previamente descrito. De forma alternativa, puede acceder a información más detallada y cambiar sus preferencias antes de otorgar o negar su consentimiento. Tenga en cuenta que algún procesamiento de sus datos personales puede no requerir de su consentimiento, pero usted tiene el derecho de rechazar tal procesamiento. Sus preferencias se aplicarán en toda la web. Más información.

Reducir
Imagen de sección

Rentas vitalicias

El seguro de rentas vitalicias es una modalidad de los seguros de vida-ahorro en la que una entidad aseguradora, a cambio de una prima única (es decir, el pago en una vez de una determinada cantidad de dinero), garantiza al asegurado una renta periódica, que puede ser mensual, trimestral... hasta su fallecimiento. Esa renta que pagará la aseguradora incluye el pago de un interés atractivo, que en la actualidad supera el 3% anual.

Este tipo de seguro de rentas vitalicias sirve para que el ahorrador convierta una cantidad de dinero, normalmente elevada, en un pago periódico vitalicio. Es decir, los clientes conocen en cada momento la renta mínima que van a percibir, con la garantía de un interés mínimo durante toda la operación. Ignacio Baeza, de Mapfre, señala que el producto requiere un perfil de cliente muy determinado, con una cierta edad y con un ahorro ya constituido, que luego se irá percibiendo en el tiempo con una rentabilidad moderada.

Además de la renta mensual, en la contratación del producto se puede solicitar también la cobertura por fallecimiento, es decir, la suscripción adicional de un seguro de vida. Si se contrata esta cobertura, que suele ser lo más habitual, cuando el asegurado fallece sus beneficiarios recibirán la prima única dispuesta más o menos un pequeño porcentaje (que puede ser de un 1 o un 2%, superior o inferior a la prima). El que sea un porcentaje mayor o menor a la prima aportada dependerá de cálculos técnicos que tenga que realizar la entidad.